Perdidos, pero no muertos

Lo hacemos tan a menudo que corremos el riesgo de creer que es verdad: que un par de líneas escritas o leídas en una biografía de Twitter o facebook nos definen realmente, que dicen lo que somos. Evidentemente, no es así. El vetusto deporte de etiquetar y generalizar siempre es un error. Pero, a veces, una autodefinición brillante puede valer como punto de partida de reflexiones que sí que nos confrontan con lo que somos.

Me pasó con un conocido, cuya ‘biografía tuitera’ me llamó muchísimo la atención. No sólo por su fina ironía y su capacidad de síntesis, sino porque me sentí plenamente identificado con ella: “Antes quería hacer cine. Ahora… sobrevivir” Me salió un sincero Así es mi vida. La has clavado, macho. E imagino que este cineasta frustrado no sólo ha sabido retratar en un puñado de palabras lo que sentimos muchos de esa ‘quinta’, en muchas facetas profesionales. Bajo esos retazos de desengaño, desesperanza y desconcierto, flota también un vago sentimiento de pertenencia grupal; somos integrantes de un cuestionable club privado, plagado de talento, sueños rotos y, quizás, expectativas demasiado hinchadas para la realidad en la que nos tocó desenvolvernos. Imagino que somos parte de eso que algunos sociólogos y tertulianos sabihondos llaman “Generación Perdida” (Una vez más las etiquetas, ya ven)

Pero antes de meter a todo el mundo en el mismo saco, me he tomado la molestia de preguntarle a este conocido su opinión ¿De verdad se siente engañado, traicionado y “perdido”?

“Desde que era un crío no recuerdo un solo día en el que, al menos, sintiera la necesidad de escribir algo o necesitara narrar alguna historia a través de imágenes […] Todo el mundo sueña con vivir de lo que mejor sabe y está destinado a hacer. En un alto porcentaje de los casos, jamás se cumple ese deseo Y uno no tiene más remedio que mirar al desapacible futuro y mantener lo poco que queda de esa ilusión lo más intacta posible, procurando sobrevivir como uno bien pueda y seguir en pie sin renunciar a ello. Lo importante es no rendirse nunca. Sólo así podremos soportar el constante desengaño del presente y aguardar nuestra oportunidad en caso de que aparezca”

Suscribo cada palabra. Es verdad que quizás soñamos demasiado, quisimos volar demasiado alto o fuimos tan ingenuos como para creer que la vida era como en las pelis, que podríamos vivir de lo que nos gusta y hacemos razonablemente bien. A nadie le apetece ese trago amargo, nadie quiere enfrentarse con una realidad así, que te obliga a aparcar los sueños. Pero sólo eso, amigos. Aparcarlos, no abandonarlos. Porque “lo importante es no rendirse nunca”

Si es cierto que somos una generación perdida… bien está. Pero basta de lamentos, que estar perdidos no implica estar muertos. Sé cuanto duele el fracaso, así que haré todo lo que esté en mi mano por evitárselo a quien viene detrás, dando empujones de brillantez, talento y sueños propios.

A los de la “Generación Perdida” ya nos han jodido bastante, así que no ganaremos nada con seguir llorando. Creo que tenemos la obligación cívica, la responsabilidad ciudadana de evitarle el trago a los demás, a las otras generaciones, para que no se pierdan también. Tenemos que hacer TODO lo que esté a nuestro alcance para evitar que esta pescadilla se siga mordiendo la cola. Y si eso implica la desobediencia civil, la resistencia intelectual a la corriente dominante o la pedagogía social a través del ejemplo propio, adelante con ello.

Si hay que emigrar, se emigra. Si hay que quedarse aquí y apretar los dientes, pues se aprietan y pista. Si hay que ser moscas cojoneras con los sobres, los sobresueldos y los corruptos, que no nos quiten las ganas, por muy jodidos y desengañados que estemos. Somos el más vivo y claro ejemplo de lo que una sociedad mal construida puede parir. Y nadie más que nosotros va a cambiar eso. De algo tiene que valer, el tener conciencia. Y como que sale el sol cada mañana les garantizo que si hay que seguir soñando, escribiendo, haciendo pelis o lo que sea, los de la “Generación Perdida” seremos los primeros. Aunque sólo sea por orgullo y para demostrar lo que han malogrado, por no aprovecharnos.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Política, Reflexiones e Idas de Olla, Sociedad Contemporánea

2 Respuestas a “Perdidos, pero no muertos

  1. Ele

    Dice esta cosa que te cuente algo, así que te cuento varias cosas, que hoy estoy inspirada. Primero, como siempre, me gusta, me gusta cómo escribes, aunque haya cosas que no suscriba, jeje.

    Pero no lo suscribo con matices. Entiendo la desesperanza (porque yo también la tengo en mucha medida), y me encanta el final de empuje y de lucha. Y añado, de seguir soñando, nunca se sueña demasiado. Esos sueños son lo que nos empujan en la vida, y ya la vida es jodida no permitiendo que se hagan realidad, como para además no tenerlos. Por muy imposibles que parezcan.

    Lo que te hace ser bueno en lo que haces (o quieres hacer), un genio, son esos sueños, esa mirada ilusionada, esas ganas de hacer.

    También tengo que decirte, que aunque comprendo que frustra, desespera, entristece, no ganarse la vida (o sea, económicamente) haciendo eso que nos gusta, eso que “sabemos hacer más o menos bien”, y yo también lo vivo. A pesar de todo eso, digo, tú haces lo que te gusta, y lo haces muy bien. Escribes todas las semanas, tienes este blog que la gente lee, tienes varios proyectos que giran en torno a tu pasión por las letras. Así que sólo queda que dé algo de dinero, no hace falta hacerse rico. Y las oportunidades, siempre, siempre llegan. Especialmente cuando estás continuamente buscándolas, como tú.

    La vida puede ser mucho peor, mucho más fea (salir a un país como México y ver a muchos desgraciados te ayuda a verlo más claro), podrías no poder escribir, no saber, no poder leer, no tener tiempo para contárnoslo, ni la idea de contárnoslo, porque todo eso han sido oportunidades desde niño. Así que no “se me achicopale” (buscar en el diccionario de mexicanismos) caballero, que llegará su momento.

    Para reirse un rato, y para que entiendas quién me da una visión irónica de la vida, que ayuda mucho a sobrevivir:

    Hablo con mi padre por el guasap, porque me escribe que si habíamos oido la explosión de la torre de Pemex, le digo que no, pero que vaya animalada. Y me dice, tened cuidado!! A lo que le contesto que sí, que cómo está el país, pero que tenga cuidado él, no vaya a ser que le quieran dar un sobre y no se de cuenta.

    Respuesta: “O nos pillen dopándonos. Por si acaso he llevado mi EPO a Suiza, con los billetes de 500”.
    Le digo que no le paso lo mío, porque yo estoy indignada como la Cospedal, así que no se van a atrever a investigarme.

    Respuesta: “Hazte una auditoría interna”.

  2. Gracias por comentar Elena:

    ¿Sabes una cosa? Ya tengo decidido – lo he puesto hace días en mis redes sociales y tal – que no seré nunca más un fracasado. Soy un triunfador en stand by. Y eso me obliga a no parar, a seguir escribiendo de gratis porque yo lo valgo, a intentar tirar de las orejas y las mentes a quienes me leen, a meter el hocico en todas partes, por si encuentro un hueco. A “darme una madriza” si hace falta por defender las cosas y a las personas en las que creo. Y como no sé hacerlo de otra forma… pues “a purititos teclazos no más”. Puede que la realidad me hunda muchos días, pero no me hundirá TODOS los días. Y esa es la neta, neta.

    Te agradezco los elogios (inmerecidos y nacidos del cariño, obviamente) y que sigas visitándome y leyéndome. Cada vez que veo una banderita mexicana en las estadísticas sé que te debo una. Abrazos y besos surtidos

    PD: Tu señor padre es un grande de España

Cuéntame algo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s