De velas y palos

¿De qué sirve la Unión Europea? ¿Es un organismo transnacional que defiende unos intereses compartidos y un objetivo de desarrollo común? ¿Ha diluido su razón de ser, desde el momento de su creación? ¿Realmente es una baza a tener en cuenta para salir de la crisis?

Desde el punto de vista de un ciudadano medio, ignorante de la gran mayoría de actividades desarrolladas en Bruselas, de la estructura y funcionamiento de la Unión, admito que tengo dudas de que ésta sea una herramienta efectiva. No dudo de su necesidad,  sino de la agilidad de su funcionamiento y de la legitimidad con la que cuenta. Tengo el absoluto convencimiento de que, de esta crisis, o salimos todos juntos o no saldremos. Y ahí está la madre del cordero, por decirlo así. A pesar de que, de cara a la galería, los países integrantes de la Unión dicen defender una serie de valores, objetivos económicos, políticos, humanitarios y sociales compartidos, a la hora de la verdad, cada perro tiende a lamerse su propio cipote, que diría D. Arturo Pérez-Reverte.

Pocos pueden negar que, conforme han pasado los años, desde que finalizase la segunda Gran Guerra, en 1945, la amenaza de un enfrentamiento armado entre naciones ha ido decreciendo hasta desaparecer. El escenario de tropas acantonadas en las fronteras de la vieja Europa es un sinsentido irreal, que justificó la creación de la Unión pero no su supervivencia, al menos en esos términos. No tenemos que defendernos de las ansias expansionistas de un país, sino trabajar para el desarrollo económico de los veintisiete. Y, también con el paso del tiempo, se ha configurado una Europa de países ricos y pobres, una Unión “de dos velocidades” dominada por los intereses de “La Troika“.

El intervencionismo económico europeo en países como Grecia, Italia, España – recientemente en Chipre – ha propiciado que veamos a la Unión Europea como un “Gran Hermano” que trabaja única y exclusivamente para el beneficio económico de “los grandes”. No creo que esto sea exactamente así, no podemos olvidar cuánto hemos crecido en el último medio siglo. Y que hemos crecido juntos. Ahora bien, Bruselas debería realizar un esfuerzo pedagógico importante, para que entendamos – recordemos – qué objetivos se persiguen al unir fuerzas, dónde reside la legitimidad de ese intervencionismo y si, efectivamente, tiene sentido hacer determinados esfuerzos, para lograr un crecimiento global que nos beneficie a todos.

El paso del tiempo alejó en la memoria colectiva las razones por las cuales la Unión Europea vio la luz, como una necesaria y poderosa herramienta política y económica de desarrollo. Ahora que las economías europeas se vienen abajo, la amenaza es otra bien distinta, pero igual de peligrosa y real: el colapso económico de las potencias integrantes de la Unión, la deslegitimación moral de sus órganos rectores y la despreocupación de los europeos de todo aquello que suceda más allá de sus fronteras. El espíritu europeo no puede diluirse, olvidando que, cuando cada uno rema en una dirección,   lo único que puede suceder es que la barca se hunda.

Es difícil hacer un llamamiento a la unidad, cuando la solidaridad parece imposible. Pero no debemos dar la espalda a la Historia. Todos hemos hecho sacrificios y concesiones en el pasado. Debemos volver a hacerlos, pero con el convencimiento de que esos esfuerzos tienen un sentido. Todo lo que se ha hecho en Europa nos ha hecho grandes y no hay razón para pensar que no volveremos a serlo de nuevo. Si es necesario recolocar las piezas del puzle, hagámoslo. Pero no rompamos la baraja, porque la partida la perdemos todos.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Extramuros, Política, Reflexiones e Idas de Olla, Sociedad Contemporánea

Cuéntame algo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s