Nos la han metido doblada

Como ya les he dicho antes, el trabajo periodístico no es la panacea de la prosperidad. No hay que meterse en este fregado esperando comodidades, soltura económica y un nivel de vida a lo “locos años 20”. Es una profesión hermosísima, pero trufada de presiones, mentiras, trampas, cartas marcadas, envidias y puñaladas por doquier. No se trata de una guerra abierta, es más bien una carrera de obstáculos, como sucede en muchos otros sectores.

Muchos de nosotros somos conscientes de ello y, a pesar de todo, continuamos. ¿Por qué? No estamos locos, ni somos masoquistas – no mucho, por lo menos -. Creemos que lo que hacemos tiene algún sentido para los demás, que el hecho de que ustedes sepan quién se pasa la ley por el forro, quién roba, a quién y cómo, hace de nuestra sociedad y nuestra democracia algo más soportable. Más manejable, incluso. También es necesario que todos ustedes sepan, a través de nuestro trabajo, qué pasa más allá de su descansillo. A lo mejor no les importa una mierda, pero es preferible que tengan esa información al alcance. A más información, mejor calidad en el voto. Eso dice la teoría, al menos.

No voy a meterme en complejos dibujos de periodismo libertario, vocación profesional, política y demás. Soy consciente de que muchos de ustedes se estarán riendo cínicamente al leer esto “Pobre infeliz”, dirán. De acuerdo, la información también es un negocio, lo ha sido siempre. Ninguno de nosotros pretende hacer esto gratis, aunque a muchos se les haya metido en la cabeza que el periodismo se puede ejercer gratuitamente con garantías de calidad. Pero creo firmemente en que mi trabajo y el de muchos trastornados como yo sirve de algo.

No se trata sólo de vocación. Es más una responsabilidad, un compromiso adquirido con ustedes. Sé que no lo piden, pero lo ofrecemos, porque la ignorancia es terreno abonado para los desmanes. Y también sé que no somos la única profesión, ni la más importante, no quiero ser “ombliguista”. Tan solo hablo de algo que conozco de cerca.

El cierre de periódicos y el despido de cientos de periodistas no solo hace daño a los directamente implicados, que es mucho y muy profundo. También les hiere a ustedes, porque les tapa los ojos y los oídos. También les amordaza, aunque no lo crean. Piensen en otros tiempos, cuando sólo había un único discurso, una sola televisión, el NO-DO, la corriente oficial y los “afectos y desafectos al Régimen” No es nada cómodo imaginarse en ese contexto, ¿verdad?

Algunos periodistas que conozco, a pesar de llevar diez meses sin cobrar, que son más de trescientos días; a pesar de no ver un duro porque un impresentable pensó en su día que un periódico es igual que una constructora, han seguido currando como jabatos hasta el pasado lunes, haciendo que su periódico estuviera en el kiosco cada mañana. No porque estén como cabras o sean unos sádicos a los que les guste sufrir. Lo han hecho por responsabilidad y por vergüenza torera. Porque tienen más cojones que muchos, que tiran la piedra y esconden la mano. Pero la vergüenza y la valentía no se comen. No se llena la despensa con responsabilidad. El pasado lunes se firmó – a mi juicio – otra sentencia de muerte más para un periódico pequeño, pero que cuenta con más de un siglo de historia. El Adelanto de Salamanca, al igual que otros muchos, afronta su agonía definitiva.

No piensen solo en los periodistas que no tienen dinero para ir al súper, familias que viven en precario o que se sostienen gracias al apoyo de otros. Piensen en qué lugar les deja a ustedes, un poco más ciegos, sordos y mudos. Piensen a quién favorece que todos seamos como borreguitos, adocenados, dóciles y cómodos en mitad de la porquería y las mentiras. La puñalada no se la han dado tan sólo a los profesionales. Se la han metido doblada también a ustedes.

Queridos compañeros de El Adelanto de Salamanca: levantad la cabeza, mirad al frente sin miedo porque, si os han dado la puntilla, os han encontrado con las botas bien puestas. Mucho ánimo con vuestra huelga indefinida. Algún día ganaremos esta carrera de obstáculos, aunque no quieran.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Medios de Comunicación, Periodismo, Reflexiones e Idas de Olla

2 Respuestas a “Nos la han metido doblada

  1. El maestro porquero

    Todos lamentamos el cierre de un medio, si es que al final se produce, que esperemos que no. Está claro que el cierre de un medio entorpece el derecho a la información del ciudadano, ya que estaremos de acuerdo en que este ciudadano estará mejor informado si puede elegir entre diez informativos que si sólo cuenta con uno. Pero de esto no se deduce necesariamente que el lector que pierde una opción sea más borreguito y adocenado, o que en los medios que sobreviven imperen la porquería y las mentiras. ¿Está insinuando que el que cae es el medio más profesional y con práctica ética irreprochable y el que aguanta es por ser manipulador y amarillo? ¿No estará la clave principal, en cambio, en gestionar mal o bien? Ahí lo dejo. Un saludo.

  2. No recuerdo ahora mismo al autor de la frase y no la expongo de forma literal, pero en el mundo actual estoy bastante de acuerdo con ella:

    “Es mejor no leer ningún periódico que leer sólo uno”

    (aplicable también –no se refiere, en modo alguno, a ningún caso concreto– a radios, televisiones, revistas… salvo que uno tenga la sana constumbre de mezclar diferentes visiones en dichos medios)

    La persona que habitualmente sólo lee un periódico o se informa exclusivamente a través de una radio o un canal de televisión tendrá siempre una visión muy segada de la realidad, todas las opciones que desaparecen no contribuyen en nada a mejorar esta situación y más viendo como la crisis ha aumentado la dependencia de medios de todo tipo y color a intereses políticos, empresariales y personales.

Cuéntame algo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s